domingo, 25 de noviembre de 2012

De la teoría a la práctica por Maria Raquel Maringolo

En el proceso de enseñanza-aprendizaje hay un ida y vuelta: cuanto mejor se enseña, mejor respuesta se recibe del alumno. La actitud docente debe ser tal, que el alumno aprenda no sólo de lo que escucha, sino también de lo que ve en el accionar diario, en pocas palabras: predicar con el ejemplo. Se ejemplifica lo dicho con parte de un trabajo realizado por una alumna de la Carrera de Enfermería, María Raquel Maringolo, quien pone énfasis en la brecha existente entre la teoría y la práctica. Gracias María por tu vocación, puesta siempre al Servicio de los demás.
 
 
 
♥♥♥♥♥♥♥        ♥♥♥♥♥♥♥        ♥♥♥♥♥♥♥ 
 

María Raquel Maringolo


De la teoría a la práctica.

Este trabajo fue realizado por estudiantes de segundo año de la Carrera de Licenciatura en Enfermería de la Universidad de Nacional de Lanús, basado en la confrontación entre la teoría y las prácticas hospitalarias realizadas durante el primer y segundo año de dicha Carrera, con el acompañamiento de los instructores en las diferentes especialidades de cada hospital. En el mismo se intentó llevar a cabo un reconto de las experiencias vividas durante el desarrollo del campo práctico teniendo en cuenta los conocimientos adquiridos en las distintas áreas de estudio. Se partió desde el momento del ingreso a los respectivos servicios y el recibimiento de todo el equipo interdisciplinario de salud: personal de enfermería, personal médico y demás integrantes del equipo de salud. Se avanzó en el reconocimiento del campo práctico, buscando identificar el cumplimiento de las normas de bioseguridad, reconociendo los factores de riesgo existentes en cada servicio y sector, poniendo en marcha los conocimientos adquiridos para realizar las diferentes técnicas en el campo teórico, a fin de satisfacer las necesidades individuales de cada receptor de cuidado, y de esta manera lograr los objetivos del Proceso de Atención de Enfermería. Ese proceso tiene relación con la valoración de la persona, identificándose los problemas reales y potenciales como base de los diagnósticos, para realizar un plan de cuidados acorde a las necesidades del paciente, donde, una vez ejecutada cada acción de enfermería las mismas deberán ser evaluadas y de manera crítica establecer si se lograron los objetivos propuestos, para finalizar con la apreciación del paciente frente al accionar de enfermería. En la carrera de Licenciatura en Enfermería se utiliza una herramienta teórico-práctica con el fin de adquirir las competencias científicas y técnicas, brindando cuidados a las personas, familias y comunidades, con actitud responsable desde el punto de vista social y ético-legal, y la planificación de cuidados de promoción, prevención, recuperación y rehabilitación, en los tres niveles de atención.
El estudiante en las prácticas no sólo aprende procedimientos y técnicas sino que observa los diferentes roles que el profesional pone en práctica cuando se comunica e interactúa con las personas sanas o enfermas, razón por la cual se ve la necesidad de un aprendizaje clínico tutorizado individualmente y de manera secuencial, según la complejidad. El profesional de enfermería tiene que enfrentarse a muchas situaciones difíciles y estresantes. Esto implica que tiene que poseer serenidad de espíritu y una sólida madurez, a fin de poder afrontar las múltiples situaciones que se le presenten sin que sean perjudiciales para él o para el receptor de cuidados. Se debe trabajar en equipo: el alumno observa y al mismo tiempo debe integrarse al equipo. Quien se encuentra en la etapa de aprendizaje a menudo se enfrenta a situaciones en las que tiene que participar y por tanto debe saber cuál es su lugar para poder colaborar en el mismo. El estudiante no siempre llega a ver la relación de lo que se le enseña en la teoría con lo que observa en la práctica. Esto le puede crear cierta confusión, la cual se acentúa con frecuencia por los mensajes que recibe de los profesionales. La teoría y la práctica son momentos del proceso de enseñanza-aprendizaje necesarios y es donde cobra valor el cuidado de la persona como integrante de un núcleo familiar. Ambos aspectos se entrelazan y son fundamentales en la formación de la Enfermería como espacios inseparables de la realidad.