domingo, 31 de enero de 2010

Melina Alonzo y su arte



¡Hola!
De nuevo con ustedes aportando mi granito de arena.
Este es un trabajo realizado con una técnica denominada "Xilografía".


Jesucristo


Bueno espero que les guste y les prometo que en mi próxima entrega les mostraré algunos otros trabajos que he realizado con técnicas diferentes.
Les dejo un beso grandote y será hasta la próxima.


domingo, 24 de enero de 2010

jueves, 21 de enero de 2010

Sofiama nos presenta: EL CORAZÓN Y EL ARTESANO DE LAS LETRAS


Hoy tengo el honor de darle la bienvenida a una hermana del corazón y las letras. Exquisita y sensible narradora que nos ha cautivado con sus hermosos cuentos y con la cual nos contactamos a través de "La página de los cuentos", un espacio donde se junta el talento y la emoción. Sofiama, tal su seudónimo nos deleitará a partir de hoy con muchas historias a cual mas bella y atrapante. Gracias por participar y nuevamente bienvenida a nuestra familia.








EL CORAZÓN Y EL ARTESANO DE LAS LETRAS

El corazón estaba tranquilo, de pronto, unos sonidos cantarines se oyeron en su tejado; se quedó quieto, levantó la vista y vio que una lluvia de letras se colaba por una rendija del techo. Sorprendido como estaba ante tan inusual evento, corrió y las atrapó entre sus manos. Las observó: metáforas, como iceberg resplandecientes, se formaban poco a poco, entre sus dedos. Las arrulló tiernamente; y candoroso como era, las anidó en un rinconcito importante de su reino.
Al día siguiente, una fresca brisa tocó a su ventana; apurando el paso, la abrió de un solo golpe; un rocío de nuevas letras le bañó la cara y las recogió como pudo. A medida que las acunaba, se formaban símiles hechizantes. El corazón abrió sus ojos desmesuradamente, su alborozo era inocultable. Estaba descubriendo que no necesitaba de hechiceras para quedar embrujado.
Las letras seguían entrando por los diferentes espacios del corazón: por su puerta, por las rendijas de las paredes, porque siendo un corazón maduro, siempre había algo que reparar. Las letras seguían llegando y llenándolo. Mientras las recogía y las cobijaba, se formaban diferentes tropos: un día, eran metáforas como la primera vez; otro, símiles como la segunda; después, metonimias, imágenes nunca escritas y todo un mundo de figuras literarias se acumulaba en el corazón.
El corazón no dormía, la emoción lo enloquecía. Su alegría desbordaba como remolinos y mares, como un mundo lleno de estrellas y de miel, como si salieran escarchas doradas de su ser, como si los vientos arrastraran lluvias de esperanza y lo hicieran penetrar a un mundo de ensueño, nunca antes conocido. Embelesado como estaba, fue recopilando las letras, y un libro se plasmó. Sin embargo, no dejaba de preguntarse:
- ¿De dónde vendrán? – Repetía a cada instante.
Un día, se presentó un señor; ¡era todo un caballero!: gentil, como en los cuentos de Hadas. El Artesano de las Letras dijo llamarse y se identificó a plenitud. El corazón quedó más fascinado que nunca ante el carisma arrollador de tan deslumbrante señor. Seducido como estaba, empezó a enamorarse de su artífice de letras. Con sus ojos que irradiaban amor, siempre le decía:
- ¡Conoces bien tu oficio, artesano!
El Artesano de las Letras le regalaba sonrisas transparentes, como olas de un limpio mar; recitándole poemas a su oído, correspondió a su amor. El corazón, henchido, empezó a hacerse todo un mundo. Decidió dejar sus venas y arterias abiertas completamente para que las letras llegaran directas y recorrieran todas las fibras que formaban su músculo, que él creía fuerte. Los grafemas seguían llegando. Unas veces, eran vehementes como un Allegro con Brío, y el corazón explotaba de felicidad como si incisivos acordes fueran tocados por una orquesta famosa. Otras, semejaban letras, cantadas por clarinetes y fagots, sobre un acompañamiento de cuerdas, que al principio, al corazón le parecían tenues y discretas; luego, hilvanadas en oro y plata formaban versos que adquirían un carácter triunfal en lo más intimo de ese corazón, como si todos los instrumentos que formaran la orquesta los repitieran, y la obra concluyera, apoteósicamente, con una serie de vigorosos acordes. Así, se sentía el corazón de feliz, como si siempre estuviera escuchando un concierto, hasta llegar a un clímax de exaltación amorosa.
Un día, las letras dejaron de llegar; y si llegaban, carecían del lirismo del principio. Parecían, más bien, notas descendentes, semejando lamentos que escapaban como suspiros, arrastradas - a gran velocidad y con mucho apuro - por el viento.
El corazón, desconcertado, no entendía qué pasaba. El libro que se había plasmado, desaparecería; las letras que contenía, se desvanecían y las poquitas que quedaban, ya no tenían el sentido de antes. Se desdibujaron todos los tropos, hasta que sólo quedaron las portadas del libro porque, incluso, las páginas desaparecieron.
Encarando al Artesano de las Letras, el corazón le preguntó qué había cambiado para que sus letras dejaran de llegar. Él, que conocía bien su oficio y manejaba con astucia la palabra, le dijo:
- Hay que actuar conforme al orden natural de las cosas.

El corazón no entendió y arrugó su entrecejo. El Artesano de las Letras, buscando las palabras más adecuadas, le explicó:
- No debes preocuparte mucho si te llegan las letras o no. Ellas deben fluir de forma natural; hay que ajustarla al momento y a la oportunidad de comunicación. Es imprescindible que todo proceso surja de manera natural. Si dejamos de ser naturales, las letras dejarán de ser maleables; entonces, nuestros conceptos más arraigados sobre lo que es natural, comenzaría a cambiar y hasta las cosas más sutiles se podrían alterar…
El corazón seguía sin entender. Dos lagrimones cubrieron su rostro, mientras la palabra “natural” no dejaba de revolotear, cual mariposa desorientada, a su alrededor. El Artesano de las Letras – sin notar cómo sufría el corazón - seguía con su interminable discurso. Resignado y aún creyendo en su hacedor de letras, el corazón se sentó sereno, dispuesto a respetar el orden natural de las cosas.
Pasados muy pocos días después de esa conversación, el corazón salió a pasear por el bosque. Necesitaba meditar y por experiencia sabía que las mejores respuestas, hasta de las cosas más fantasiosas, se encontraban bajo el amparo de los árboles. Recostado al tronco de un viejo roble, escuchó el susurro de dos corazones que se contaban sabrá Dios cuántos secretos. Prestó atención a lo que hablaban. Un corazón le decía al otro:


- Yo estaba tranquilo y, de pronto, escuché un ruido que entraba por mi tejado. ¡Eran letras! ¡Eran letras! – Repetía, extasiado. Cuando tocaban mis manos, se formaban metáforas como el elixir mágico de los poemas…
El otro corazón preguntó:
- ¿Y… quién te las regala?
El interlocutor respondió:
- Dijo llamarse El Artesano de las Letras. ¿Y… sabes? ¡Son tantas las que me obsequia que se está llenado un libro con ellas!

El corazón herido había conseguido la respuesta a lo que no entendía. Regresó a su morada y abrió las portadas de lo que había sido su libro adorado; se recostó sobre ellas, y sus lágrimas dibujaron unos grafemas ensombrecidos que decían: hay cicatrices profundas que torturan, como latigazos de amarga indiferencia, derrumbo tu recuerdo y limpio el rastro porque ni que vuelvas a resurgir de los escombros, reharé mi amor entre tus letras.

miércoles, 20 de enero de 2010

Mariana del Pilar Reibel nos ofrece: Copitos de coco





COPITOS DE COCO:

INGREDIENTES

Claras: 2
Azucar Impalpable: 150 gr
Coco rallado: 200 gr.

• Batir las claras a punto nieve
• Agregarles en forma tamizada 100 gr de azucar impalpable y continuar batiendo hasta que el merengue salga con picos firmes.
• Mezclar el coco con los 50 gr de azucar restante, agregar al merengue y mezcle bien
• Colocar en una manga y hacer los copitos en placas forradas con papel manteca.
• Orear por 2 o 3 horas cocinar en horno moderado hasta que esten apenas dorados. Retirar y dejar enfriar. Sacar del molde con espátula.




Será hasta la próxima y como siempre les digo "Buen Provecho"


martes, 19 de enero de 2010

Anécdotas de mis vacaciones




Recuerdo hace muchos, pero muchos años, que durante unas vacaciones de verano fuimos con unos amigos a la costa acompañados por sus padres. Agua, sol, arena, noches de boliche...
Todo muy sano y a la antigua.
Una noche en el "baile", conocí una chica que literalmente me dejó mudo.
Hermosa, rubia, de ojos azules, que digo ojos, ¡ojazos!, con un cabello ondulado que te cortaba la respiración al mecerse al ritmo de la música. En síntesis, un bombonazo.
No sabiendo como abordarla no tuve mejor idea que pedirle a uno de mis amigos,(el mas vivo y experimentado del grupo), que diera el primer paso para romper el hielo y después me la presentara para yo intentar conquistarla.
Todo fue bien, a la media hora estaba bailando con Lidia, tal era su nombre. Dueña de una conversación fluída y variada, bailaba espectacularmente, tenía una sonrisa que hacía que el verano fuese mucho más cálido. En fin, el ideal de mujer al alcance de mi mano. Feliz, al salir del baile todo caballero la acompañé hasta su casa, pues era de la zona, y me despedí de ella muy delicado y formal con un beso en la mejilla y un esperanzado "mañana nos vemos".
Se imaginan, volví al hotel pegando saltos de alegría y ya en la habitación tuve que aguantarme las cargadas de casi todos mis amigos. Bueno, si tengo que ser sincero, el único que no me cargó fue Jorge, el canchero, él me la había presentado. Le agradecí la ayuda y me fui a dormir y a soñar con ese ángel que me quitaba el sueño. O sea, que la soñé despierto y sin pegar un ojo en toda la noche.
Por la mañana los chicos quisieron despertarme, pero estaba tan dormido que resolvieron dejarme.
Al volver a la realidad, miré el reloj y salté de la cama, eran las 15.30 hs. y yo le había prometido a Lidia que la pasaría a buscar para almorzar, a las doce.
Me duché a las apuradas, me volqué un frasco de perfume encima y salí corriendo para la casa, no sin antes gastarme 30 pesos en un hermoso ramo de rosas, que enarbolaba en mi mano derecha como el quijote su lanza.
Llegué, toqué timbre y una señora muy amable me dijo que la nena me había estado esperando hasta las 15 hs. y como yo no llegué se fué a dar un paseo en bote con unos amigos.
Me quería matar, le pegaba patadas a la arena y me daba golpes en la cabeza por idiota. Resignado, me senté en el muelle, con la esperanza de verla volver y poder disculparme. LLegó la noche y viendo que no pasaba nada me volví a la habitación malhumorado, muerto de hambre y sed y con ganas de matar al que se me cruzara.
Cual no sería mi sorpresa al abrir la puerta veo en un primer plano gigante, enorme e inolvidable, a mi reina Lidia abrazada y besándose con JOOORGE, mi amigooooo.
Casi me agarro a golpes, hasta que mis otros compañeros consiguieron calmarme.
Hoy ante el recuerdo me río para mis adentros de mi inexperiencia a los 10 años, ilusionarme con una chica de 22 y enojarme con mi amigo de 25. Pero aprendí la lección. Si tengo un compromiso de cualquier tipo que sea, jamás me duermo.
Que les aproveche y disfruten de sus vacaciones.

Moraleja:"No pierdas el tiempo durmiendo mas de lo necesario, porque el tren al llegar su hora partirá dejándote en la estación como si fueses un triste grano de arena"

domingo, 17 de enero de 2010

Recordando al Cuarteto Zupay

Escúchalos cantar nuevamente mientras lees el artículo





Primera formación del Cuarteto Zupay en 1967. Arriba: Aníbal López Monteiro y Pedro Pablo García Caffi. Abajo: Eduardo Vittar Smith y Juan José García Caffi (de izq. a der.)

El Cuarteto Zupay o simplemente los Zupay, era un grupo de música popular argentina creado en Buenos Aires en 1966, que se mantuvo activo hasta 1991. Los miembros fundadores fueron los hermanos Pedro Pablo García Caffi (barítono) y Juan José García Caffi (primer tenor), Eduardo Vittar Smith (bajo) y Aníbal López Monteiro (segundo tenor)

Con el paso de los años la composición del grupo fue cambiando, con excepción de Pedro Pablo García Caffi, titular del nombre del grupo, que permaneció hasta su disolución. Otros miembros fueron Eduardo Cogorno (barítono), Rubén Verna (tenor), Horacio Aragona (tenor), Gabriel Bobrow (tenor), Javier Zentner (bajo) y Marcelo Díaz (barítono). Desde 1981 hasta la disolución del cuarteto en 1991, la formación fue Pedro Pablo García Caffi, Eduardo Vittar Smith, Rubén Verna y Gabriel Bobrow.

Con un estilo apoyado en el trabajo vocal, el Cuarteto Zupay buscó desde un principio superar la fractura entre folklore y tango, así como desarrollar sonoridades y temáticas nuevas capaces de atraer a los jóvenes hacia un estilo que denominaron música popular argentina (MPA). Entre los temas incorporados a su repertorio se destacan la marcha de San Lorenzo, Zamba del nuevo día, Chiquilín de Bachín, Si Buenos Aires no fuera así, Jacinto Chiclana, Canción de cuna para un gobernante, Oración a la Justicia, Como la cigarra, Te quiero, Ojalá, etc. Su autor preferido fue María Elena Walsh, cuyas canciones integraron casi todos los álbumes que editaron y tres de ellos en exclusividad.
El surgimiento del Cuarteto Zupay es parte de una tendencia a crear grupos vocales que caracterizó a la música folklórica de Argentina en las décadas de 1960 y 1970. Entre los precursores del movimiento se destacan Los Huanca Hua, aparecido en 1960 e inspirado en las ideas renovadoras del Chango Farías Gómez, aunque el folklore coral ya tenía antecedentes como la experiencia precursora del Cuarteto Gómez Carrillo en la década de 1940, así como el conjunto Llajta Sumac, Los Andariegos, el Cuarteto Contemporáneo, el Conjunto Universitario Achalay de La Plata, y Los Trovadores del Norte, ya en la década de 1950. Pero sería el éxito alcanzado por Los Huanca Hua lo que impulsaría la formación de grupos vocales en Argentina.

Hasta ese momento la mayoría de los conjuntos trabajaba a dos voces, excepcionalmente a tres voces. Los grupos vocales -íntimamente relacionados con un proceso de desarrollo de los coros menos visible pero de gran alcance-, comenzaron a introducir cuartas, quintas y sextas voces, contrapuntos, contracantos y en general a explorar las herramientas musicales de la polifonía y de antiguas formas musicales diseñadas para el canto, como el madrigal, la cantata, el motete, entre otras.
Marcaron sin duda alguna un hito dentro de la música popular argentina y consideramos que se merecen nuestro recuerdo y nuestro homenaje por tantos buenos momentos que hemos pasado gracias a sus interpretaciones.
Y como dice la canción, "...pues no se va del todo, quien ha cantado un día"
Con todo nuestro respeto y nuestro afecto,



lunes, 11 de enero de 2010

El cachetazo, un capítulo de la vida real

Al caer la tarde que deja las huellas de un domingo de trabajo, junto a mi mujer y mi pequeña hija de tan solo 3 añitos, bajamos del auto que nos transportaba y caminamos una cuadra por la estación de Gregorio De Laferrere (ciudad en la que vivimos), cuando Magalí empezó a pedir que le hiciéramos upa. Esto era prácticamente imposible ya que íbamos muy cargados con bolsos y un carrito en el cual llevábamos las cosas mas pesadas.Muy caprichosamente (es la palabra justa) comienza a llorar y repetir una y otra vez que quería que la alzáramos, no queriendo cesar en su afán de conseguir su cometido.

Cuando ya molestos por la situación ,(sumado al cansancio y lo horrible de trabajar un domingo, cuando ya uno piensa y como sigue esto, estoy podrido, quiero llegar a casa, irme a dormir y no escuchar mas a nadie, que vida de porquería encima aguantar esto, se me parte la cabeza), en ese preciso instante se escucha una suave voz que dice: "no llores mas hermosa, tomá, esto es para vos".

Casi como por arte de “magia", Magali paró su llanto y contenta con su regalo siguió camino a casa sin ningún tipo de problema mas.

Se preguntarán a que viene esto, ¿De quién era esa suave voz?¿Que le obsequió? Pues para mi asombro y el de mi mujer, era de un chiquito de la calle, todo sucio, de esos que muchas veces por la inseguridad en la cual vivimos, miramos con miedo a que nos haga algo y tal vez dejamos de lado sin darnos cuenta que son víctimas de la cruel realidad que nos toca padecer.

¿Que le dio? Dos Globos plateados, (seguramente de alguna fiesta de 15 o un casamiento celebrado en el salón que estaba a la vuelta), de los cuales, el chico me dijo cuando yo le agradecía ,”no”, si yo los iba a explotar seguro, a ella le van a servir mas, o algo por el estilo, tal vez las palabras no sean exactas pero el significado es el mismo. En ese momento sintiendo que me quebraba solo alcance a chistarle para que volviera y así retribuirle de alguna forma su gesto. Luego cada uno siguió su camino, nosotros a casa y él quien sabe, en busca de su destino. No pude decir una palabra por varias cuadras, traté de aguantar pero las lagrimas se hicieron de plomo y lograron escapar. Avergonzado (ya que no es mi costumbre dejarme ver emocionado,

estupidez tal vez, pero en fin no es parte de esta historia) me adelanté unos metros para que mi mujer y mi hija no me vieran. Y así respirando hondo y tragando saliva, pensaba en todo lo que me venia quejando y mirando al cielo dije: "Lindo cachetazo me diste"

No todo está perdido, el corazón de ese chico es mas grande que su pobreza, que su mala vida, que sus noches sin techo y sus días sin comida, y creo que yo recibí solo un cachetazo, pero allí afuera hay para todos, solo hay que abrir los ojos!!

Juro por Dios, en ese segundo en que a uno se le cruza todo por la cabeza, llegué a pensar que era un ángel. Y ¿Quién sabe? Tal vez lo sea.



El Marjes!!

(11-01-10)

3ra. Parte) Los Reyes Magos en los consultorios externos del Hptal.Pedro de Elizalde

La magia de los globos.

Los globos representan la ilusión, los sueños y la fantasía, que en algún momento de nuestras vidas soltamos y los dejamos llevar por los vientos de la esperanza en busca de nuestro ideal.
Necesarios compañeros que alientan las ganas de crecer, soñar y volar, volar, volar...


Asi llegaron a nuestro hospital un 6 de enero de 2010...


Repartieron alegría


Talento + Amor= Niños felices




Regalaron sonrisas


Acapararon la atención de chicos y grandes con sus hermosos globos


Los pibes disfrutaron de la magia


Dando aire a los sueños


"Documentando el evento"


Manos sucias, almas limpias

Pibes ilusionados...


Buena gente...

Seres que dejan huellas


El registro oficial


La satisfacción de la meta alcanzada


Juntos, para el recuerdo imborrable que dejaron en los chicos y en nosotros.
A veces no encontramos los adjetivos que hagan justicia a gente con vocación, con ganas de dar, que dedica parte de su tiempo a llevar "salud" al alma pues la risa es el mejor remedio para levantar el ánimo y alejar la depresión.
Quizá alguno de los chicos presentes, o su madre o padre, se sintieron mucho mejor este 6 de enero, pues comprobaron que sus hijos son importantes no solo para ellos, sino para buenas personas que cuidan y alimentan a su "propio niño interior"
¡Gracias! Sabemos que se llevaron un montón de rostros felices en su corazón, pero dejaron plantada la semilla de la esperanza y la fe en cada uno de los presentes. Eso se trasladará seguro al resto de su familia y la buena semilla da buenos frutos.
Nuevamente ¡Gracias!
Que su "niño" se mantenga en ustedes hasta el último instante de sus vidas haciendo
brillar en su interior la luz de la armonía y la paz.
"Que Dios los bendiga"

Oscar nos cuenta, "Sonrisas en enero..."



Pelea de padres


Dos tipos pegándose y un niño se acerca a un policía.
- ¡Venga rápido, que le están pegando a mi padre!
- Cuál de los dos es tu padre?
- No se, por eso se pegan.


****************************************************************************

Marineros de agua dulce


- Almirante, quince carabelas aproximándose.
- Una flota?
- No, flotan las quince.


El analfabeto


El día que leí que el alcohol era malo dejé de leer.


La mentira y los mentirosos

*

-- Hermanos: hoy vamos a hablar de la mentira y de los mentirosos.
¿Cuántos de vosotros recordáis qué dice el capítulo 32 de San
Lucas? (todos los presentes en la Iglesia levantan la mano, y sigue el
cura)
: a eso me refiero, el evangelio de San Lucas sólo tiene 24
capítulos.


Era tan amarrete que...


Un catalán que le ha prometido a su hija un viaje en avioneta como regalo de cumpleaños está negociando con el piloto: ¿cuánto me cobra por dar un paseo de una hora? Mil euros.
Uf, eso es mucha plata.
¿y media hora? Por media hora quinientos euros.
Pues, oye que se las trae, que carito. ¿No tiene nada mas barato?
Pues mire, podemos hacer un trato, si usted se sube a la avioneta y es capaz de estar completamente callado durante todo el vuelo, no le cobro nada.
Frotándose las manos el hombre le dice: es un trato.
Se suben los tres a la avioneta y el piloto comienza a realizar loopings, rizos, caidas en picado, el avion boca arriba, boca abajo..
El catalan, mudo, ni una palabra.
Por fin se cansa el piloto, aterrizay le manifiesta:¡Oiga! Me tiene usted asombrado, mire que hice cosas peligrosas con la avioneta y usted no pronuncio ni una palabra. Lo felicito.
Bueno, gracias, pero si debo serle sincero casi estuve a punto de gritar cuando se cayó la nena...


domingo, 10 de enero de 2010

¿Y si tu casa se achicara?

Me permito publicar este video, porque me llegó al alma.
Miralo y luego pensá...





Cuidemos la naturaleza y aprendamos a valorarla. Todavía estamos a tiempo.
Salvemos la casa de nuestros hijos.Démosle un futuro verde esperanza.

viernes, 8 de enero de 2010

2da. Parte) Los Reyes Magos en los consultorios externos del Hptal.Pedro de Elizalde

Los Reyes Magos, según sabemos, recorrieron enormes distancias para rendirle homenaje al Rey de Reyes, Jesus. Se me ocurrió relacionar ese momento con este tan especial, donde un grupo tan lindo y valioso de émulos de aquellos, se acercaron a los consultorios externos de nuestro querido hospital Elizalde, para llevar bien alto el estandarte de la ilusión sana, generosa y tan necesaria en la vida de los seres humanos.

Si tienen ganas escuchen un tema hermoso, que nos sintetiza el amor que debemos tener por un hijo.



Muchos de nosotros adultos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos solazado con los bellos recuerdos de aquellos 6 de Enero que nos tocó disfrutar y mas de una vez esas memorias nos ayudaron a superar duros momentos, porque la ilusión y la fe van de la mano.



¡Qué momentos hermosos, docente , alumnos y un privilegiado sobre los hombros!




Voluntades y vocaciones juntas, buena gente de verdad.




Presente y futuro juntos


Felicidad

Sorpresa

Amor


Emoción




Alegría ilimitada




Integración


Carisma


Vocación


Compartir

Participar


Huellas de un día de Reyes especial

¡Gracias! A todos los que aportaron los juguetes, a los que los repartieron, a la ideóloga,
pero sobre todo Gracias a la vida por seguir mostrándonos día a día. que hay mucha gente buena que vale mucho. Que existe el amor, que sobran ganas y que los obstáculos en el camino deben servirnos de estímulo para fortalecernos y llegar a buen puerto.
Y les dejo un pensamiento; habiendo gente maravillosa como ésta:
¿Quién dice que no se puede?
¡Dios los bendiga!